Bogotá lanza el Plan Distrital de Lectura y Escritura ‘Leer es Volar’

- 150.000 millones de pesos invertirá la Alcaldía Mayor, a través de sus secretarías de Cultura y Educación, en el Plan Distrital de Lectura y Escritura ‘Leer es volar’. - En Bogotá solo se leen 2,7 libros por habitante, una cifra inferior a la de capitales de países de la región como México (2,9), Brasil (4,0), Argentina (4,6) y Chile (5,4). Bogotá, 18 de abril del 2016. El alcalde Enrique Peñalosa y las secretarias de Educación, María Victoria Angulo, y Cultura, María Clara López, lanzaron este lunes el Plan Distrital de Lectura y Escritura ‘Leer es Volar’, que busca mejorar los índices de lectura en Bogotá. A pesar de ser la ciudad con el mejor índice de lectura per cápita del país (2.7%), Bogotá tiene un 2% de analfabetismo y el 45% de los estudiantes de colegios oficiales en tercer grado están en niveles insuficiente y mínimo en las pruebas SABER de lenguaje. En quinto grado el porcentaje es del 55%, y en noveno del 56%. Adicionalmente, solo 112 de los 385 colegios públicos tienen biblioteca escolar. De ahí la necesidad de hacer un plan para enamorar a los niños de la lectura. Así nace ‘Leer es Volar’: el Plan Distrital de Lectura y Escritura que hoy presentan como un esfuerzo conjunto las secretarías de Educación y Cultura, Recreación y Deporte, el cual concentrará un gran esfuerzo en la infancia, la juventud y los adultos de las localidades con mayor tasa de analfabetismo y bajos índices de lectura, así como en población rural y en situación de vulnerabilidad. El Plan Distrital se propone promover la lectoescritura como base del aprendizaje, así como disminuir la tasa de analfabetismo en la capital de 2,0 a 1,6 y elevar el índice de libros leídos por habitante de 2,7 a 3,2. Esto implica aumentar el número de libros leídos en la ciudad durante los próximos 4 años hasta llegar a los 5,3 millones; y ampliar en un 25% los libros disponibles en la ciudad. El Plan Distrital de Lectura y Escritura contará con una inversión de $150.000 millones durante el cuatrienio y se desarrollará en tres líneas estratégicas: la primera es promover la lectura y la escritura desde la primera infancia; la segunda busca fortalecer, modernizar y articular las bibliotecas públicas y escolares, y por último se fomentará la investigación, la evaluación y el diálogo de saberes frente a la cultura escrita. Así será la ruta del plan Para lograrlo, el Plan promoverá la formación de bibliotecarios, maestros y reactivará la Red de Lectores Ciudadanos, un programa que formará a más de 100 jóvenes de todas las localidades como promotores de lectura y escritura. “A través de ellos queremos llegar a madres comunitarias, padres de familia, personas mayores que puedan, con buenos materiales, propiciar con sus niños ambientes de lectura y narración de historias en sus comunidades”, asegura López. El Plan se unirá a la Ruta de la Primera Infancia y llegará a 18 centros infantiles con libros y programas de lectura y narración para los niños. De igual manera, hará presencia en otros espacios de la ciudad, de manera que niños, jóvenes y adultos encuentren cerca de su casa o de su trabajo libros de interés para todas las edades. Los libros y programas de fomento a la lectura llegarán a 95 parques de Bogotá, a través de los Paraderos Paralibros Paraparques ya existentes y 44 que se construirán durante esta administración. Se reactivarán las bibliotecas de 12 plazas de mercado, se crearán 6 bibloestaciones más en el sistema de TransMilenio, para alcanzar un total de 12, y se pondrán en funcionamiento 2 bibliobuses que permitirán llevar los libros y la lectura a los barrios más apartados y a las zonas rurales. El programa de lectura ‘Libro al viento’ llegará a todos estos espacios con libros de literatura universal, nacional y local. El Idartes publicará 7 títulos al año. Adicionalmente, se crearán líneas de estímulos para fortalecer y articular el trabajo con las bibliotecas comunitarias y las librerías, con el propósito de que tengan una presencia cada vez más fuerte en la ciudad y se conviertan en espacios para la difusión cultural. “Pasaremos de tener 112 instituciones educativas con bibliotecas escolares a 385. Es decir, la totalidad de los colegios del Distrito contarán con colecciones semilla de ‘Leer es Volar’”, comenta la Secretaria de Educación y recalca que el Plan desarrollará una política de textos escolares que fomente un vínculo entre las competencias de lectoescritura y el gusto de la lectura: “Esto implica diseñar un proceso de formación y acompañamiento situado en las instituciones educativas que permita que toda la comunidad educativa incentive la lectura y la escritura desde diferentes temas, formatos y dispositivos”. Los colegios con más bajo logro en las 10 localidades, según las pruebas saber 3 de lenguaje, tienen más de mil niños cada una en niveles insuficientes y mínimo: Ciudad Bolívar (3073 niños), Usme (2560), San Cristóbal (1807), Rafael Uribe Uribe (1980), Usaquén (1030), Kennedy (3873), Bosa (3424), Tunjuelito (1320), Suba (2490) y Engativá (1907). “Promover las capacidades y el gusto por la lectura y la escritura en todos los ciudadanos a lo largo de toda su vida parece ser un punto de inicio a penas necesario para una metrópolis latinoamericana que enfrenta una tasa de analfabetismo bastante alta aún con respecto a su crecimiento, desarrollo y proyección”, comenta la Secretaria de Cultura. La primera acción de este Plan de Lectura y Escritura ‘Leer es volar’ es el apoyo dado por la Alcaldía de Bogotá a la 29ª Feria Internacional del Libro, un evento cultural de la mayor importancia, que transforma durante tres semanas la ciudad en un espacio para los libros, la lectura y los lectores, y que este año tendrá resonancias en las 19 bibliotecas de BibloRed.
0