Bogotá le apuesta a una maternidad libre, voluntaria, autónoma y diversa

Para hacer posible una ciudad con más oportunidades para las y los jóvenes, Bogotá le apuesta a una maternidad libre, voluntaria, autónoma y diversa; además de hombres que asumen el cuidado de sus hijos de forma corresponsable con las mujeres. Para lograr este desafío, desde la Administración Distrital se trabajará en diversos planes y proyectos enfocados en la prevención y atención integral de la maternidad y paternidad tempranas. El embarazo a temprana edad representa menores oportunidades y dificultades en la construcción de proyecto de vida para los jóvenes padres y madres. Las cifras demuestran que existe un bajo nivel educativo entre las y los jóvenes que tienen hijas e hijos a temprana edad, lo cual influye en la posibilidad de acceso al trabajo digno que les permita cubrir sus necesidades. Además, para las mujeres implica un riesgo adicional para su salud, por lo que es prioridad promover una maternidad libre, voluntaria, autónoma y diversa. Según la EMB 2014 el 13,5% de las adolescentes no asisten al colegio o universidad, de estas el 5,3% refiere que la principal razón por la cual no estudia es por causas de embarazo. Según las estadísticas vitales del DANE 2014, la mortalidad en menores de un año es de 108 por cada 1.000 nacidos cuando la madre es adolescente, y esta mortalidad es similar para cuando las madres tienen entre 40 y 44 años. La mortalidad más baja se presenta cuando las madres tienen de 30 a 34 años, la cual es de 76 por cada 1.000 nacidos vivos. Desde el Plan de Desarrollo 2016-2019 se plantea realizar acciones de intervención dirigidas a niños, niñas, adolescentes y jóvenes, y además se tiene como meta lograr que no existan casos de maternidad y paternidad en niñas y niños menores de 14 años. Se trabajará específicamente en diferentes líneas estratégicas, que incluyen: Fortalecimiento de la gestión en los distintos sectores de la Administración Distrital, desde donde se hará énfasis en la cualificación y formación permanente de servidores públicos de las entidades distritales, que permita la apropiación y adecuada implementación del marco normativo y de las políticas públicas que reglamentan los derechos sexuales y reproductivos, para que redunde en su garantía, en un trato digno, humanizado y solidario. A través del sector salud, se desarrollarán políticas, planes, proyectos e intervenciones en salud individual y colectiva, de acuerdo con la situación de la salud sexual y reproductiva de niños, niñas, jóvenes y adolescentes en la ciudad. También se ampliarán programas como ‘los Servicios de Salud Amigables’ para adolescentes y jóvenes. Además se prestará atención psicosocial permanente en todos los programas y procesos dirigidos a niños, niñas y adolescentes. Se elaborará de manera transectorial un instrumento de evaluación de riesgo de maternidad y paternidad temprana que permita identificar y focalizar la población para una intervención específica. La educación para la sexualidad a través del sector educación se convertirá en estrategia central para la construcción de capacidades en niñas y niños que ayuden a la conformación de la identidad, el reconocimiento y valoración de la diversidad, la toma de decisiones y el ejercicio de la ciudadanía plena. Gestión de la educación y la comunicación de los derechos sexuales y reproductivos: El uso adecuado de la educación y la comunicación en los procesos de promoción, prevención, atención y protección de los derechos sexuales y reproductivos, y la prevención de la maternidad y paternidad tempranas se trabajará como agente de cambio y transformación social y cultural. Se fortalecerá la línea telefónica de información 106 para adolescentes y la línea púrpura[1], para la consejería, asesoría y asistencia en materia de salud sexual reproductiva y prevención de la maternidad y paternidad temprana. Entre las líneas estratégicas también se desarrollará la articulación público privada con un enfoque de responsabilidad social frente al tema para garantizar el mejoramiento de la calidad de vida de las y los jóvenes; la movilización social y la gestión del conocimiento, monitoreo y evaluación para la toma de decisiones. Además, el Sector Mujeres desarrollará procesos de empoderamiento en derechos para las niñas, jóvenes y mujeres capitalinas, lo cual impulsa la disminución del embarazo no deseado y la maternidad y paternidad temprana. En el diagnóstico que se realizó para establecer un plan de trabajo se tuvieron en cuanta las cifras del DANE 2014 y la ‘Encuesta Distrital de Demografía y Salud Bogotá 2011’, que revelan que en la capital el porcentaje de nacimientos en mujeres de 10 a 19 años pasó de 18,3% en 2011 a 16,5% en 2014, es decir, disminuyó 1,76 puntos porcentuales en el cuatrienio, permaneciendo como un reto su alta participación. En las mujeres entre 15 y 24 años, el 11% sostuvo relaciones sexuales antes de los 15 años y el 57% de las mujeres jóvenes tuvo relaciones sexuales antes de los 18 años. Las adolescentes de 15 a 19 años en un 63% usa métodos modernos de anticoncepción, el 4,8% tradicionales y el restante 31,6% no utilizan actualmente ningún método.
Publicar un comentario

Entradas populares