¡Alto a la persecución sindical! Por el pleno derecho a la democracia sindical y a ejercer la libre opinión en nuestras organizaciones sindicales

El Partido Socialista de los Trabajadores rechaza la persecución sindical que la dirección de la Asociación de Institutores de Antioquia  (ADIDA) ha ejercido contra nuestra compañera Mónica Baena, militante revolucionaria, dirigente del Partido Socialista de los Trabajadores y de la corriente magisterial Unidad Docente, maestra, activista y dirigente sindical del magisterio afiliada a este sindicato.
El pasado 17 de mayo en comunicación dirigida a Mónica Baena, el Presidente de ADIDA Luis Fernando Ospina y el Secretario General Yony Zea, le han negado sus derechos sindicales como miembro del sindicato y de la Asamblea de Delegados de ADIDA, aduciendo argumentos estatutarios. En realidad lo que estos directivos buscan es acallar las voces disidentes y de oposición a la política cómplice con las traiciones que la dirección de Fecode ha pactado con el gobierno nacional contra el magisterio, entregando luchas históricas, protagonizadas por la confluencia del magisterio nuevo y antiguo, por reivindicar la carrera docente, el derecho a la estabilidad y al ascenso en el escalafón.
En dicha comunicación, aducen la incompatibilidad de la pertenencia de Mónica al sindicato de maestros del municipio de Medellín ASDEM con la pertenencia a ADIDA. Invocando la autonomía sindical, desconocen no solamente sentencias de la Corte Constitucional y una realidad de los trabajadores colombianos y de muchos maestros que ante la arremetida de los gobiernos han encontrado en la posibilidad de afiliarse a más de una organización sindical una herramienta para protegerse de la patronal. Además desconocen que ASDEM es una Asociación de Educadores del Municipio de Medellín y que ADIDA lo es de Institutores de Antioquia, por lo cual no son organizaciones sindicales de la misma naturaleza.
Pero detrás del argumento de la “doble afiliación”, es clara la verdadera motivación de lo que en la práctica es una expulsión de Mónica Baena de ADIDA: una retaliación por la oposición a las políticas de la actual dirección sindical.
 Asociación de Institutos de Antioquia
 Forjando desde la lucha la defensa de la educación publica.




Aduciendo deslealtad de Mónica Baena con la organización, afirman que “en diversas marchas y movilizaciones convocadas por las organizaciones ADIDA y FECODE, usted ha expuesto públicamente pancartas contra las organizaciones sindicales y no así contra el gobierno de turno y sus políticas, que han sido los objetos de la protesta.”Mónica Baena, como militante revolucionaria en todo su actuar político y sindical ha demostrado su férrea lucha contra la burguesía y sus gobiernos, así como contra sus políticas educativas procapitalistas y neoliberales. Así mismo, en el marco de la defensa de los sindicatos y de la Fecode como herramientas de lucha de los maestros por sus reivindicaciones, combate las expresiones de burocratismo, antidemocracia y traición de los intereses de los maestros que algunos dirigentes sindicales protagonizan.
La dirección de ADIDA así pretende calificar como “deslealtad” la expresión justa y legítima del descontento que miles de maestros han manifestado a nivel nacional contra la traición efectuada por la dirección de Fecode al paro indefinido del magisterio en mayo de 2015, descontento compartido y expresado por Mónica Baena y por Unidad Docente y el PST.





Este descontento se ha expresado no solamente contra los acuerdos en los que se retrocede en la lucha contra la evaluación docente y el derecho al ascenso en la carrera docente, sino contra el método burocrático con que la dirección sindical, ha actuado con la complicidad de delegados de la Junta Nacional, que se prestaron para esta traición, de espaldas a las bases y su voluntad de lucha.
La persecución contra Mónica Baena es parte de una campaña orquestada por el Comité Ejecutivo de Fecode, y de los dirigentes de los sindicatos regionales que los secundan, que busca acallar las voces de miles de maestros indignados con la antidemocracia, el contubernio con el gobierno nacional y la traición abierta a los intereses del magisterio. Así, con persecuciones, sanciones y expulsiones a algunos dirigentes opuestos a sus traiciones, pretenden amedrentar y sofocar el creciente descontento y desconfianza del magisterio con las direcciones burocráticas.
En el Valle del Cauca donde los docentes en asamblea rechazaron los acuerdos, y a la dirección regional que se plegó a dicha traición, activistas y dirigentes sindicales, que expresaron el sentir de las bases, fueron denunciados ante los organismos estatales y luego sancionados y algunos expulsados del sindicato, negando así abiertamente el derecho a la libertad de opinión y expresión y a la democracia sindical.
Persecuciones similares, señalamientos y la macartización de las expresiones críticas y de oposición a la política de concertación y los acuerdos políticos con el gobierno de Santos, han protagonizado tanto dirigentes de Fecode como de los sindicatos regionales.
Llama la atención la doble moral que expresan los directivos de Fecode cuando al tiempo que fomentan la persecución y expulsión de las voces de oposición, utilizan la convocatoria al paro de 24 horas, del pasado 1 de junio, para desconocer la decisión de la Asamblea Departamental del sindicato, ASEDAR, de Arauca, que decidió destituir de la presidencia del sindicato al dirigente Hernando Sánchez Blanco, defensor de los acuerdos con el gobierno considerados por la base una traición.
En la circular 22, el Comité Ejecutivo de Fecode, invoca el “respeto de la naturaleza de los sindicatos como entes plurales y de diversidad de opiniones” en el caso de Arauca, mientras que avala la persecución a la pluralidad y diversidad de opiniones, como descaradamente pretende imponer la Junta Directiva de ADIDA contra la compañera Mónica Baena.
Desde la mayoría de la dirigencia sindical del gremio no ven como traición el llamar a Votar por el patrón, como lo hicieron para la reelección de Santos, pero catalogan como deslealtad el libre derecho de disentir.

De la misma manera, como desde las organizaciones sindicales se exige a los patronos el respeto al derecho de huelga y la no represalia por la misma, nosotros exigimos a ADIDA el respeto al derecho a contradecir su política y a no tomar represalias contra quienes así lo hagan.
Exigimos a la totalidad de los miembros de la Junta Directiva de ADIDA y a las fuerzas políticas que cada uno representan pronunciarse expresamente ante esta medida antidemocrática que firman Presidente y Secretario General de dicha organización.
Desde el Comité Ejecutivo del Partido Socialista de los Trabajadores rechazamos esta nueva manifestación de antidemocracia y persecución sindical. Exigimos a la Dirección sindical de ADIDA que pare inmediatamente la persecución sindical y política contra la compañera Mónica Baena y demás maestros y afiliados que expresan (usando el legítimo derecho a la libertad de opinión) posiciones críticas y divergencias a las de la dirección, restituyéndole la totalidad de sus derechos sindicales como afiliada y miembro de la Asamblea de Delegados de ADIDA.
Llamamos a las bases del magisterio colombiano, a sus organizaciones sindicales, gremiales y políticas, y a las organizaciones obreras y sindicales a rechazar enfáticamente estas medidas y sumarse a nuestra exigencia de revertir estas retaliaciones de la dirección de ADIDA contra la compañera Mónica Baena y contra el PST. Llamamos a dirigir comunicaciones en este sentido a la Junta Directiva de ADIDA al correo adida@adida.org.co con copia al correo pstcolombia@yahoo.com.
Comité Ejecutivo del PST
0