‘No vamos a permitir ningún Bronx en Bogotá, ténganlo claro’: Peñalosa

La historia del centro de Bogotá se partió en dos este miércoles, a las 7:42 a.m.

A esa hora, el alcalde Enrique Peñalosa activó la máquina retroexcavadora que inició la demolición del Bronx, la olla más grande del país y que se convirtió, por años, en un verdadero epicentro del crimen.


El primer edificio que golpeó la máquina fue la llamada casa de pique, una edificación vieja, de cuatro pisos, que era el símbolo del horror que se vivía en esas calles, a pocas cuadras de la plaza de Bolívar y la Casa de Nariño.

“Aquí, en esa vivienda, se concentraba la mayor parte de las actividades criminales en el Bronx. Había personas prisioneras y sufrían toda clase de torturas”, dijo, indignado, el alcalde Peñalosa.

El predio donde funcionaba la casa de pique es apenas uno de los 66 que serán demolidos en los próximos cinco meses para abrirle paso a un proyecto de renovación urbana en el sector, que abarcará un total de 1,7 hectáreas.  En el proyecto se invertirán 35.000 millones de pesos.

Donde antes funcionaba el Bronx estará la nueva sede de la Alcaldía Local de Los Mártires, establecimientos comerciales, vivienda y posiblemente una sede del Sena, según los planes de la Empresa de Renovación Urbana. Así mismo, se conservará y recuperará un bien de interés cultural, ubicado en la carrera 15 entre calle 9 y 10. Además, muy cerca de allí pasará la primera línea del metro de Bogotá.


Ante por lo menos 60 periodistas, fotógrafos y camarógrafos, y bajo una mañana fría y lluviosa, Peñalosa fue contundente: “Jamás vamos a permitir que sigan existiendo estas repúblicas independientes del crimen en Bogotá”.

El mandatario, al mismo tiempo, destacó todas las acciones que ha venido realizando el Distrito para ayudar a cientos de habitantes de la calle que han sido víctimas de las mafias del narcotráfico. El Alcalde reiteró su solicitud a la Corte Constitucional para que revise una sentencia que impide que los habitantes de la calle sean trasladados a los centros de acogida para iniciar su rehabilitación y lograr que abandonen el oscuro mundo de la droga.

“Lo más importante son las personas. Este año hemos atendido a más de 12.000 exhabitantes de la calle en los albergues. Les estamos brindando un apoyo en la reconstrucción de sus proyectos de vida con el fin de arrancarlos de las manos de las organizaciones criminales”, resaltó Peñalosa.

“Esto es un mensaje de vida. Este es el centro de Colombia y aquí tiene que haber orden, seguridad, empresas prósperas, turismo, una ciudad donde la gente viva bien como tiene que ser”, expresó el mandatario.


En el proceso de demolición participarán 120 personas que adelantarán principalmente un trabajo manual para evitar desplomes, ya que seis de cada 10 predios en la zona amenazan ruina, según los expertos de Idiger.

Desde la intervención del Bronx, el pasado 28 de mayo, la Alcaldía ha atendido a 2.053 personas que habitaban esa zona. Muchos de ellos le han agradecido al alcalde Peñalosa su operativo, pues lograron recuperar sus vidas.

Adjuntamos audio del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa. 

0