Con educación, la Beneficencia de Cundinamarca busca traspasar las barreras de la discapacidad


Un total de 11 mujeres adultas del Centro de Protección José Joaquín Vargas, a cargo de la Beneficencia de  Cundinamarca participan en el proceso de educación por ciclos en la Institución Educativa San Benito del municipio de Sibaté, en una jornada sabatina de 7:00 a.m. a 5:00 p.m.

El programa es liderado por el área de Educación Especial de este centro de protección, con el respaldo de los profesionales de Terapia Ocupacional, Psicología, Educación Física y Trabajo Social, quienes realizan el acompañamiento y brindan el apoyo necesario  que requieren para la ejecución normal de las clases.

Vale recordar que en 2016 culminaron satisfactoriamente sus estudios de Ciclo III correspondiente a los grados 6° y 7° de bachillerato, logrando que las 11 fueran promovidas a Ciclo IV, donde además recibieron mención de honor por su compromiso y desempeño durante todo el año, motivándolas a continuar con el proceso durante este 2017.

Asimismo, recibieron la certificación por participar en el programa TIC familia de la Fundación Telefónica.

Recordemos que este centro de protección atiende 450 mujeres en condición de discapacidad mental y cognitiva, procedentes de los 116 municipios del departamento y del Distrito Capital, quienes además de esta condición presentan otras situaciones como vulnerabilidad personal, familiar y social.

Para este grupo, la Beneficencia de Cundinamarca y el equipo humano que los atiende representan un apoyo fundamental para superar las barreras y obstáculos que les han impedido el pleno ejercicio de sus derechos humanos y el reconocimiento de su dignidad.



0