domingo, 21 de mayo de 2017

El próximo 13 de agosto de 2017 la ciudadanía bogotana votará la Consulta popular Antitaurina, de acuerdo al Decreto 247 del 18 de mayo del 2017 de la Alcaldía mayor de Bogotá.

La reciente Sentencia T 121 de 2017 de la Corte Constitucional de Colombia ordena a la Alcaldía mayor de Bogotá adelantar los trámites pertinentes para llevar a cabo la consulta popular autorizada por el cabildo de la ciudad en 2015, legitimando el derecho ciudadano a pronunciarse y decidir, así como desvirtuando el pretendido carácter de minoría de las personas que gustan de las corridas de toros.

La Consulta Popular Antitaurina es resultado de un proceso ciudadano iniciado por la coalición de organizaciones animalistas, sociales y ambientales Bogotá Sin Toreo, que fue conformada precisamente para impulsar la Consulta, cuya solicitud fue radicada ante la pasada administración distrital de Bogotá en septiembre de 2014 y ratificada en marzo de 2015, luego de lo cual siguió los pasos legales respectivos en el Concejo de Bogotá, donde su concepto favorable fue aprobado por 29 votos a favor y 6 en contra. Luego llegó al Tribunal Administrativo de Cundinamarca, donde tuvo respuesta favorable sobre la constitucionalidad de la pregunta:

¿Está usted de acuerdo, SI o NO, con que se realicen corridas de toros y novilladas en Bogotá Distrito Capital?

Organizaciones defensoras de animales e independientes, que hacen parte de la coalición mencionada anteriormente, solicitaron el pasado 16 de mayo en carta a la Alcaldía mayor de Bogotá, que buscará ante la Registraduría General de la Nación, Registraduría Distrital y Ministerio de Hacienda, que dicha Consulta se realizará en las elecciones de marzo 2018, donde se elegirá Congreso y primera vuelta presidencial, y así evitar un impacto fiscal innecesario al Estado. Sin embargo, de acuerdo a la Alcaldía Mayor de Bogotá, el Ministerio de Hacienda confirmó los recursos para la Consulta, ajustados a la orden de la Corte Constitucional y a la Ley estatutaria de participación democrática 1757 de 2015.

La Alcaldía mayor de Bogotá, estimó en 35 mil millones el presupuesto para la Consulta Popular Antitaurina. Solicitamos a la Alcaldía Mayor de Bogotá que en las gestiones con la Registraduría se deje claro que para evitar costos innecesarios deben eliminarse mecanismos como la biometría, los cuales estaban siendo incluidos por esta entidad cuando la Consulta iba a tener lugar en 2015.



Se invita a la ciudadanía a votar masivamente por la opción NO a las corridas de toros en Bogotá, demostrando que no hay arraigo mayoritario a esta actividad en la ciudad y así consolidar una Colombia sin toreo.
Publicar un comentario