Comunales muestran obras de impacto social en sus comunidades


Se construyeron 9.447 metros de placa huella, 40 alcantarillas y bateas, 577 metros cuadrados de senderos peatonales, 270 metros de cerramiento perimetral y dos box coulverts. El trabajo solidario en las vías mejoró el acceso de 13.189 niños y jóvenes a instituciones educativas y contribuyó a la movilización de 9.407 comerciantes y agricultores para transportar sus productos y acceder a bienes y servicios.
(Cundinamarca, 24 de abril de 2018). El Instituto Departamental de Acción Comunal de Cundinamarca (Idaco) realizó el acto de clausura de las 116 obras de impacto social y comunitario adelantadas por los organismos comunales que salieron beneficiados con la convocatoria 003 de 2017, y entregó los certificados a los presidentes y tesoreros que participaron en el seminario “Liderazgo social para la gerencia comunal, soy un buen gerente comunal”.
Los comunales de Cundinamarca han liderado por más de dos años los proyectos de infraestructura presentados por el Idaco, en convenio con el Fondo de Desarrollo de Proyectos (Fondecún) y la Corporación Tierra SOS.

“Con la construcción de una placahuella de 110 metros facilitamos la movilidad hacia la escuela, contribuyendo con la educación de nuestros jóvenes; sacamos los productos de la zona, principalmente el café, y facilitamos la interconexión con Las Despensas, una vereda vecina. Lo más importante de todo el proceso fue la cooperación de todos los habitantes, ya que desarrollamos actividades múltiples como los campeonatos relámpago de tejo y microfútbol y un minibazar que nos permitió unirnos, coordinarnos y lograr aportes importantes para complementar los recursos que nos habían llegado de la Gobernación de Cundinamarca”, explicó Ricardo Pinto, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) de la vereda Yerbabuena del municipio de Guaduas.
En desarrollo del evento se clausuraron seis adecuaciones de escenarios comunales; siete adecuaciones y mejoramientos de polideportivos comunales; 88 construcciones de placahuellas; dos adecuaciones y rehabilitaciones de senderos peatonales; una construcción de cerramiento perimetral del escenario comunal; ocho construcciones de obras de artes viales y cuatro mejoramientos de vivienda (64 viviendas intervenidas).
La ocasión fue oportuna para reconocer el trabajo de 12 juntas de acción comunal: San Juan de Anapoima, Santa Marta de Cabrera, Mesitas Santa Inés de Cachipay, Ferias de Caparrapí, Monquetiva de Gachetá, Cañuelal y Carmen Bajo de Gutiérrez, Altos de San Diego de Pacho, San José de Silvania, Términos de Topaipí, Ojo de Agua de Ubaté y Alto de Pajas de Villeta.
También se premiaron tres juntas que presentaron los mejores proyectos con base en el aprendizaje obtenido en el seminario de gerencia social: JAC Capotes de Viotá, JAC Namay bajo de Albán y JAC Términos de Topaipí. Así mismo tres JAC que se destacaron por su obra de impacto social y comunitario: JAC Paramito de San Juan de Rioseco, JAC Argentina de Pasca y JAC Carriazo de San Cayetano.
Gracias a este convenio del Idaco se construyeron 9.447 metros de placahuella, 40 alcantarillas y bateas, 577 metros cuadrados de senderos peatonales, 270 metros de cerramiento perimetral y dos box coulverts. Con 39.644 personas beneficiadas, las obras de impacto social y comunitario también fueron oportunidades para despertar lo mejor de los comunales, para la construcción de escenarios de paz.

El trabajo solidario y autónomo de las veredas en sus vías de transporte mejoró el acceso de 13.189 niños y jóvenes a sus instituciones educativas, y contribuyó a la movilización de 9.407 comerciantes y agricultores para transportar sus productos y acceder a bienes y servicios.


0