Creando el miedo para mantenerse en el poder Por. Editson Romero Angulo Periodista



Editson Romero Angulo
Periodista

Colombia es una nación sur americana, con la crisis mas terrible en los diferentes campos de la vida cotidiana de la población, lo único que se les ocurre a los hombres y mujeres organizados en partidos políticos como:
El Partido Conservador Colombiano, Cambio Radical, Centro Democrático, Partido de la Unidad Nacional, que vienen dirigiendo el país  a través de gobiernos como el de Andrés Pastrana Arango, Álvaro Uribe Vélez y el de Juan Manuel Santos es difundir que nuestra situación es mejor que la del vecino país de Venezuela, que por tanto debemos evitar el castrochavismo y con esto siembran el miedo a  que una situación de hambre, miseria y pobreza como la que se vive entre la población colombiana se aumente.
Pero se preguntan algunos ciudadanos. ¿Qué es lo que se quiere evitar? si parece que transitamos por una crisis tan profunda que un pueblo como el colombiano acostumbrado a tranquilizarse con breves dosis de futbol, realitis y telenovelas; Pues lo que sucede en estos tiempos que corren es que  esas distracciones que contribuían a las evasiones de la realidad van produciendo menos efectos, en razón que el pueblo colombiano se ve abocado todos los días a un desastroso vivir con un salario mínimo de $781.242 recordar que para este 2018 El incremento fue exactamente de $43.525, mientras que el subsidio de transporte quedó en $88.211 mensuales. El incremento para la movilización de los trabajadores subió 6,1%. El aumento es estimado como bajo por muchos colombianos. La opinión generalizada entre las clases trabajadoras es que, con tan poco sueldo, hay que hacer un sortilegio para sobrevivir, esto no alcanza para la movilidad en las ciudades y sumado a ello que un amplio numero de la población económicamente activa esta en la informalidad, ganando menos del salario mínimo y un creciente desempleo nacional que alcanzó 11,76 por ciento según el DANE(Departamento Administrativo de Estadística). La tasa de desempleo urbano por su parte se trepó al 13,4 por ciento. El número de desempleados repunta y alcanza las 2.878.203 personas. Cúcuta, Quibdó y Armenia, las ciudades con el mayor desempleo.; siete millones de indigentes solo en la Capital de la Republica 9.624 personas vagan por las calles de Bogotá en su condición de indigencia cifra del 2011 se proyecta que hoy halla más de 15.000 habitantes de calle las Localidades con mayor número de esta población son Los Mártires, Santafé y Puente Aranda. La gente se muere en las puertas de los hospitales.  Sumemos a esta situación que, según un estudio basado en epidemiología del Instituto Nacional de Salud, se estableció que al menos 153 niños y niñas menores de 5 años, habían muerto en el país durante el año 2017 por enfermedades que se asocian con la desnutrición una cifra alarmante, sin lugar a duda; que hay a la fecha, doscientos líderes sociales asesinados, cuarenta desmovilizados de la FARC asesinados. Si la cuenta se hace desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc, el recuento es aún más aterrador: 137 homicidios. Cada tres días asesina a un líder social y defensor de derechos humanos en Colombia.
Para enfrentar esta realidad se impulsa una instrumentalización del tema de Venezuela, el objetivo de esta instrumentalización es cerrar el paso a proyectos alternativos tales como la Colombia Humana, Polo Democrático, Decentes; entre otras y cercanos a la realidad mencionada con propuestas nacidas de estos mismos sectores golpeados por el régimen imperante en Colombia  en este escenario se pretende  generar un miedo sin ningún fundamento  por eso encontramos dirigentes políticos colombianos de los Partidos gobernantes durante las últimas décadas haciendo fotos con  personas pobres de Venezuela, cuando en Colombia tienes millones de personas pobres, esos dirigentes políticos y gremiales solo con dar una vuelta por cualquier ciudad colombiana o el campo van a encontrar pobres en situaciones peores a las de Venezuela. Pero aprovechándose del analfabetismo político de la población infunden miedo y rechazo a propuestas alternativas o fuera del régimen imperante y algunos sectores de la población imbuida en su terrible crisis diaria por la sobrevivencia se dejan arrastrar por ese miedo.
Los dirigentes políticos de la derecha colombiana vienen instrumentalizando el miedo, para mantenerse en el poder; Instrumentalización que es impulsada por partidos políticos de esa tendencia, generando polarización en la sociedad colombiana nombrando, el Castro- Chavismo como el fantasma que los aterroriza.
Pero ¿Qué es el Castrochavismo?
Abordemos el tema, el término castrochavismo se ha utilizado en la contienda electoral colombiana para calificar o descalificar al enemigo político, en especial por parte de los sectores considerados de derecha. Aunque para muchos la palabra no es más que un neologismo, una figura retórica​ o incluso una falacia, desde la perspectiva académica, el castrochavismo es una ideología. En eso coinciden Luis Javier Orjuela y Víctor M. Mijares, profesores del Departamento de Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Sociales de Los Andes, quienes, con orientaciones políticas distintas, expusieron en un conversatorio sus puntos de vista, así como los mitos y realidades de este controversial vocablo en el marco de El conversatorio "Castrochavismo, mitos y realidades" se realizó en el marco de la celebración de los 50 años del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes.
La primera realidad contundente es que el castrochavismo sí existe y tiene claros propósitos políticos y geopolíticos, según Víctor M. Mijares, experto en derecho y política internacionales. Lo que pasa es que “se ha convertido en una etiqueta que tuvo mucho impacto regional y que es interpretada y sobre interpretada para tratar de categorizar problemas que son muy locales, muy regionales”, dijo en la charla.
Aunque no queda muy claro si el término fue inventado por el líder del Centro Democrático o por el historiador y sociólogo chileno Fernando Mires, es en el contexto colombiano donde el castrochavismo cobra auge y se convierte en un concepto que forma parte del argot común.
El profesor Luis Javier Orjuela señaló que “el castrochavismo no es solo un mero caballito de batalla electoral, sino una ideología”. El doctor en Ciencia Política de la Universidad Internacional de Florida, experto en teoría política, sugirió aclarar qué es una ideología y lo expuso como “un conjunto estructurado de ideas, creencias y valores de diversa naturaleza (filosófica, moral, económica, social y política) que proporcionan sentido y orientación a la acción política e identidad y cohesión a los actores políticos”.
Orjuela también agregó que son las ideologías las que permiten elaborar propuestas de construcción, conservación o transformación del orden social.
El elemento ‘Castro’ es importante en el término porque lo internacionaliza. Así lo aseguró Mijares: "La internacionalización del chavismo se logra a través del castrochavismo y en el eje Habana - Caracas, que va a tener elementos importantes para su operacionalización a través de acuerdos como Petrocaribe y posteriormente la Alianza Bolivariana por las Américas. El castrochavismo tiene una dimensión local e internacional, que lo lleva a intentar transportar aquellos elementos y diagnósticos sobre la realidad política, social e histórica venezolana hacia una interpretación mucho mayor”.
Mística del castrochavismo
Para Víctor M. Mijares, doctor de la Universidad de Hamburg, el mito está en creer que el castrochavismo se puede instalar en todas partes de la misma manera con los mismos resultados.
“Creo que la exportación de ideologías es un poco parecida a la exportación de animales exóticos donde uno los pone en ambientes que pueden ser favorables o pueden ser hostiles. No veo tantas condiciones favorables para el desarrollo del castrochavismo en el ‘hábitat’ colombiano. Las condiciones históricas, sociopolíticas y económicas del país no dan como para que se implemente plenamente”, señala el analista venezolano.

Colombia tiene sus propios problemas, difícilmente la nación  puede sacar la cara para decir que es un sistema democrático, en Colombia se turnan el poder las familias desde hace mucho tiempo, frente a esta realidad lejos de que exista en Colombia una opción que permita al Castro Chavismo, al marxismo- leninismo llegar al poder, lo que existe es una propuesta anti régimen es decir como las elites han manejado tradicionalmente el poder en Colombia, que se desmonten las mafias, que allá una estructura de justicia equitativa para toda la población, que exista salud gratuita para toda la gente, que la mayoría de la población tenga acceso a la educación, un modelo que uno encuentra desarrollado con gran éxito en países con regímenes de este estilo como en Alemania, entendida esta propuesta como un proyecto socialdemócrata, ese es el modelo que propone Gustavo Petro, que le suma a esto una alta preocupación por el uso de energías alternativas como Energía Hidráulica: obtenida a través de un curso del agua. Energía Eólica: Proviene del viento. Energía Solar: Proviene de la luz del sol como su nombre lo dice, esta puede ser transformada en dos tipos de energía, la eléctrica y la térmica. Pues desde hace mucho tiempo El Petróleo se convirtió en talanquera para el desarrollo.
Igual que con el agotamiento del Petróleo el mundo camina por la búsqueda de nuevas alternativas energéticas, también Colombia camina en el agotamiento de viejas y decadentes fuerzas de la derecha y la tradición para enrutar el país por caminos de desarrollo en manos de las nuevas fuerzas sociales que se gestan al seno de nuestra sociedad y que provienen de aquellos que no han estado en la dirección del Estado pero que si han construido toda la riqueza nacional los trabajadores, campesinos pobres, emprendedores y las jóvenes generaciones que se apuntan por un nuevo camino de paz en medio de la diferencia.








Webgrafía

0