Continuamos con nuestra serie vida cotidiana ( La comida formal)

Nadie puede escaparse de ser invitado a una  recepción sea por motivo de negocios, por diversión. para tratar asuntos de trabajo o simplemente para pasar un rato agradable en compañía de una familia amiga. Y si acaso es una comida a la que hay que asistir vestido lo mas elegante mente posible y los anfitriones son gente de "alcurnia", el invitado debe observar ciertas reglas de elemental urbanidad. veremos algunas de ellas en esta nuestra serie de vida cotidiana, aquí en El HUMANITARIO. Hoy  presentamos dos tips:

El uso de la servilleta.



Cuando pase a la mesa, la servilleta debe colocarse perfectamente doblada sobre las rodillas; en cambio cuando termine la comida debe dejarse sobre la mesa, sin doblar.





Evite la glotonería




Aunque el plato que le sirvieron le haya parecido muy delicioso, no es correcto servirse más de una vez, ni llenar el primer plato hasta los bordes. Tampoco deberá inclinar el plato para recoger con la cuchara el última gota de salsa. 



0